Pórtico de la Gloria (E.Mayer)

Pórtico de la Gloria (E.Mayer)

Gracias por todo

Gracias por todo
"CdC NLM"

miércoles, 21 de febrero de 2018

Madrid (La Cabrera)
MONASTERIO DE SAN JULIÁN Y SAN ANTONIO


Situado bajo el llamado Cancho Gordo de la Sierra de la Cabrera, en un enclave en el que han aparecido vestigios de poblaciones humanas desde el Neolítico, pasando por épocas visigodas hasta restos romanos, el Convento de San Antonio, como se le conoce en la actualidad, ha sido ocupado a lo largo de los siglos por distintas órdenes religiosas como los Benedictinos, Franciscanos y en la actualidad alberga una comunidad de Misioneros Idenses.

Fue residencia ocasional del Cardenal Cisneros, como propiedad particular, perteneció también a los descendientes de Goya y en la primera mitad del Siglo XX adquirido por el eminente Doctor D. Carlos Jimenez Díaz como segunda residencia para fines de semana y vacaciones veraniegas.

El majestuoso entorno del Monasterio bajo el Cancho Gordo de la Cabrera
 Autor Fotografía: Manuel J. Fernández (www.zorro-verde.blogspot.com)


Construido entre los siglos XI y XII y según algunos autores levantado sobre los cimientos de un antiguo templo visigodo,después de las sucesivas desamortizaciones y del paso de las tropas napoleónicas por el lugar, del primitivo monasterio románico solo se conserva la actual iglesia.

Construida en mampostería, el interior del templo está formado por tres naves de corta longitud, con arquerías sin ningún tipo de decoración ornamental.

Lo verdaderamente excepcional de este templo es su cabecera formada por cinco ábsides, algo totalmente inusual por estas latitudes y por supuesto único en la Comunidad de Madrid.

El desmesurado número de ábsides, en relación con la longitud del interior de las naves, nos pueden hacer pensar que, en un principio, la planta de la iglesia podría haber estado concebida para ser construida con un mayor tamaño del que finalmente se hizo.

Como curiosidad, decir que los vanos de los ábsides laterales no están alineados en su eje central, lo cual ha dado pie a diversas opiniones acerca de su utilidad.
Particularmente, creo que, esta disposición de los ventanales, tiene algo que ver con su más que posible uso como observatorio astronómico.



Cabecera con cinco ábsides

Vista claustro

Cabecera y claustro


Interior (Nave principal)

Interior (ábside central)

Interior (Ábside lateral)

No hay comentarios:

Publicar un comentario